Hay lugares que conocemos incluso antes de llegar a ellos,
como si los hubiéramos soñado o pertenecieran a nuestra imaginación  

Carlos Garrido, Menorca Mágica

Historia de la casa

La casa está construida sobre terrenos que habían sido de la Iglesia. Hacia 1800 la Iglesia parcela y vende lo que habían sido cementerios y terrenos de su propiedad para obtener dinero para reformar la Iglesia de Santa María de Mahón, junto al Ayuntamiento.
La calle San Fernando se abre el año 1802 y esta casa se construye en el año 1811 por orden del capitán de barco Francisco de la Torra, quien hizo construir la torre, para poder otear la bocana del puerto y ver los barcos que entraban.

En menos de un año la casa pasó a manos de los Mercadal, familia burguesa de Mahón. Vivieron en la casa varias generaciones durante un siglo, hasta que, en el año 1911, con el crack del Banco de Mahón, se vieron obligados a vender la casa.
Su nuevo comprador fue Don Francesc Femenías Fábregues, primo de Don Sebastián Sapiña Femenies, primer arquitecto de Menorca, autor también de los mercados de pescado modernistas de Mahón y Ciudadela, entre muchos otros edificios emblemáticos de la isla. Femenies se licencia como arquitecto en Barcelona, hacia 1902, época de auge del Modernismo Catalán. El arquitecto Femenies dirige la reforma encargada por su primo Don Sebastián, época en la que se hace el comedor modernista, se une la zona de servicio con la casa a través de un pasillo en el lateral del patio, los elementos decorativos del patio y también los detalles de la fachada (cornisas y friso de azulejos de flores).
La familia Sapiña vivió otros 100 años en la casa, hasta que en los ’90 Nando Pons, arquitecto, compra la casa en ruinas, la sanea e instala su estudio de arquitectura.
En el año 2013 decidimos convertir la casa en un Hotel con encanto y tras un año de obras, abrimos nuestras puertas el 1 de abril de 2014 con una gran fiesta de apertura.

Filosofía

Boutique Hotel Jardí de ses Bruixes nace de un sueño. Del sueño de Anja y Nando, emprendedores menorquines que, cierto día, tuvieron la visión de convertir el antiguo despacho de arquitectura de Nando en el hotel que hoy conocemos. De reflejar en él todas sus ilusiones, su positivismo y su creatividad. En definitiva, sus pasiones: por el detalle, por el mimo, por conseguir una atmósfera familiar, cercana, perfecta. Y mágica.

Se autoproclaman el ‘hotel del sí’. Sí a la creatividad, a las buenas ideas, al intercambio cultural y definitivamente sí, a hacer realidad sueños. Y por eso su nombre, ‘Jardí de ses Bruixes’… En menorquín se llaman ‘bruixes’ las esporas del diente de león que se soplan para hacerlas volar, lanzando con cada una de ellas un deseo, un sueño al aire. El jardín es el corazón del hotel, nuestro lugar mágico.

Espacios

Tenemos 8 habitaciones repartidas en 3 plantas. A todas ellas se puede acceder en ascensor. En planta baja hay un gran salón-biblioteca con chimenea, piano y Honesty Bar, para que nuestros huéspedes se sientan como en casa. También se encuentra en planta baja el ‘Jardí de ses Bruixes Café & Restaurante’, abierto al público. El patio interior con sus naranjos es el ambiente perfecto para un desayuno, Brunch, o merienda, o disfrutar de una cena en un ambiente mágico a la luz de los chandeliers y las velas.

Desde el patio se accede a nuestro chill-out, perfecto para un atardecer tranquilo tomando una copa. En el sótano tenemos una sala de conferencias con capacidad hasta 50 personas y equipamiento audiovisual. En la cuarta planta se encuentran el solarium y el acceso al mirador de la torre, con unas vistas espectaculares sobre toda la ciudad. Se ve desde el Monte Toro hasta la Mola y el puerto.

CONTACTA CON NOSOTROS

Pregúntanos lo que quieras, te responderemos lo antes posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?